Coaching y Autoayuda

 

 

waynefr

 

A continuación, reproducimos algunas enseñanzas de Wayne Dyer relacionadas con nuestra tendencia a engancharnos a las heridas del pasado y con nuestra capacidad de sanarlas, trascenderlas y de manifestar la plenitud en nuestra vida. 

 

Wayne Dyer (1940-2015) renombrado escritor, conferenciante y filósofo
contemporáneo. Autor de "Tus zonas erróneas" uno de
los libros
de crecimiento personal más leído de todos los tiempos.

 

La inclinación a vincularnos con nuestras heridas, en lugar de dejarlas atrás, hace que experimentemos constantemente la sensación de no ser dignos.

Una persona que haya experimentado acontecimientos traumáticos en la vida, como una violación, la muerte de seres queridos, enfermedades traumáticas, accidentes, rupturas familiares, adicciones y otras cosas similares, puede llegar a vincularse con los dolorosos acontecimientos del pasado y rememorarlos para llamar la atención o despertar lástima en ella misma y en los demás.

 

Esas heridas de nuestras vidas "parecen darnos" una gran cantidad

de poder sobre los demás

heridas emocionales

Cuanto más les hablamos a otros sobre nuestras heridas y sufrimientos, tanto más creamos un entorno de compasión por nosotros mismos. Nuestro espíritu creativo permanece tan conectado con los recuerdos de nuestras heridas que no puede dedicarse a transformar y manifestar.

El resultado de ello es la sensación de desmerecimiento, de no ser digno de recibir todo aquello que se desea.

La tendencia a vincularnos con las heridas de nuestras vidas nos recuerda lo poco merecedores que somos de recibir nada de lo que realmente nos gustaría tener, debido a que permanecemos sumidos en un estado de sufrimiento.

Cuanto más se recuerdan y se repiten estas historias dolorosas, tanto más tiene garantizado esa persona que no atraerá la materialización de sus deseos.

Quizá la frase más poderosa que puedas llegar a memorizar en este sentido sea: «Tu biografía se convierte en tu biología». A la que yo añadiría: «Tu biología se convierte en tu ausencia de realización espiritual». Al aferrarte a los traumas anteriores de tu vida, impactas literalmente sobre las células de tu cuerpo. Al examinar la biología de un individuo, es fácil descubrir en ella su biografía. Los pensamientos angustiosos, de autocompasión, temor, odio y otros similares, cobran un peaje sobre cl cuerpo y el espíritu. Al cabo de un tiempo, el cuerpo es incapaz de curarse, debido en buena medida a la presencia de esos pensamientos.

heridas emocionales1

El apego al dolor sufrido en los primeros años de la vida procede de una percepción mitológica según la cual «tengo derecho a una infancia perfecta, libre de dolor. Utilizaré durante el resto de mi vida cualquier cosa que interfiera con esta percepción. Contar mi historia será mi poder».

 

Lo que hace esta percepción es darle permiso al niño herido que llevas dentro para controlarte durante el resto de tu vida. Además, te proporciona una fuerte sensación de poder ilusorio.

Tenemos que ser muy cuidadosos para evitar explicar nuestra vida actual en términos de una historia traumática anterior.

 

Los acontecimientos dolorosos de nuestras vidas son como una balsa que se utiliza para cruzar el río. Debes recordar bajarte una vez que hayas llegado a la otra orilla.


Observa tu cuerpo cuando has sufrido una herida. Una herida abierta se cierra en realidad con bastante rapidez. Imagina cómo serían las cosas si esa herida permaneciera abierta durante mucho tiempo. Se infectaría y, en último término, acabaría por matar a todo el organismo. El cerrar una herida y permitir que cure puede actuar del mismo modo en los pensamientos de tu mundo interior.

Así pues, no lleves contigo tus heridas. Afróntalas y pide a la familia y a los amigos que sean compasivos mientras te recuperas. Luego, pídeles que te lo recuerden amablemente cuando se convierta en una respuesta predecible. Quizá en cuatro o cinco ocasiones tus amigos y personas queridas te dirán: «Sufriste una experiencia trágica y comprendo perfectamente tu necesidad de hablar de ello. Me importa, te escucho y te ofrezco mi ayuda si eso es lo que deseas». Después de varias situaciones de este tipo, pídeles que te recuerden amablemente que no debes repetir la historia con el propósito de obtener poder a través de la compasión de los demás.



heridas emocionales3

 

Cuando retrocedes en tu camino y reavivas continuamente tu dolor, incluyendo la descripción de ese dolor y la calificación de ti mismo (superviviente de un incesto, alcohólico, huérfano, abandonado), no lo haces para sentirte más fuerte. Lo haces debido a la amargura que estás experimentando. Esa amargura se pone de manifiesto en forma de odio y cólera al hablar de esos acontecimientos, con lo que no haces sino alimentar literalmente el tejido celular de tu vida a partir de tu cosecha de acontecimientos del pasado.

Eso hace que se extienda la infección e impide la curación. Y lo mismo sucede con el espíritu.

 

Esta cosecha de amargura te impide sentirte merecedor. Empiezas a cultivar entonces una imagen sucia, de criatura desafortunada, desmerecedora y difamada, y eso es lo que envías al universo, lo que inhibirá cualquier posibilidad de atraer el amor y la bendición a tu vida.


Lo que te permitirá desvincularte de tus heridas es el perdón. El perdón es lo más poderoso que puedes hacer por tu fisiología y por tu espiritualidad, a pesar de lo cual sigue siendo una de las cosas menos atractivas para nosotros, debido en buena medida a que nuestros egos nos gobiernan de un modo inequívoco. Perdonar se asocia de algún modo con decir que está bien, que aceptamos el hecho perverso. Pero eso no es perdón.

Perdón significa llenarse de amor e irradiar ese amor hacia el exterior, negándose a transmitir el veneno o el odio engendrado por los comportamientos que causaron las heridas. El perdón es un acto espiritual de amor por uno mismo, y envía a todo el mundo, incluido tú mismo, el mensaje de que eres un objeto de amor y que eso es lo que vas a impartir.

girlglobo

En eso consiste el verdadero proceso de desvinculación de las heridas, de no seguir aferrándose a ellas como preciadas posesiones.

  • Significa renunciar al lenguaje de la culpa y la autocompasión, y a no seguir adelante con las heridas del pasado.
  • Significa perdonar íntimamente, sin esperar que nadie lo comprenda.
  • Significa dejar atrás la actitud del ojo por ojo, que sólo causa más dolor y la necesidad de más venganza, sustituyéndola por una actitud de amor y perdón. Esta forma de actuar es alabada en la literatura espiritual de todas las religiones.

    Sentirse digno es esencial para poder atraer aquello que se desea. Es, simplemente, una cuestión de sentido común.

Si no tienes la sensación de merecer algo, ¿por qué te lo va a enviar la energía divina que está en todas las cosas? Así pues, tienes que cambiar y saber que tú y la energía divina sois una sola cosa, y que es tu ego el que se confabula para impedirte utilizar este poder en tu propia vida.

 

merecer 2 Un Plan de Merecimiento

A continuación se indican algunas de las grandes actitudes y comportamientos que puedes incorporar a tu conciencia para facilitar el crecimiento de tus sentimientos de merecimiento. Para ayudarte a ver que eres digno de recibir y atraer desde la Fuente Divina

Las siguientes sugerencias representan un plan paso a paso para intensificar tu receptividad al poder de la manifestación en tu vida. Si lo pones en práctica, no cabe la menor duda de que te sentirás digno de la bendición del espíritu divino que lo abarca todo. 

La palabra «inspiración» significa literalmente «estar infundido de espíritu», o en el espíritu, si se quiere.


1. Practica hacer aquello que te guste, y procura que te guste lo que haces cada día:

Si vas a hacer algo, concédete el beneficio de no quejarte y, en lugar de eso, muestra cariño por esa actividad. Tu lema aquí ha de ser: «Me gusta lo que hago, y hago lo que me gusta». Eso te sitúa «en el espíritu» y te proporciona literalmente el entusiasmo para ser un receptor digno de la gracia de Dios. La palabra entusiasmo procede de la raíz griega entheos, que significa, literalmente, «estar lleno de Dios».

2. Haz todos los esfuerzos posibles por eliminar de tu vocabulario y de tu diálogo interior estos hábitos internos:

Pesimismo, negatividad, juicio, quejas, murmuraciones, cinismo, resentimiento y crítica destructiva. Sustitúyelos con optimismo, amor, aceptación, amabilidad y paz como forma de procesar tu mundo y a las personas que hay en él.

3. Evita la tentación de volver al cinismo:

Al margen de lo mucho que te sientas tentado de retroceder hacia hábitos cínicos, recuerda que esa es la energía que estás enviando al mundo, y que con ello transmites un mensaje que bloquea la energía que te devolverá lo que deseas. Si estás lleno de negatividad, te encuentras desequilibrado y tus resentimientos indican que no te sientes digno o preparado para aceptar la energía amorosa que deseas.

4. Procura encontrar cada día un momento de tranquilidad para erradicar los sentimientos de indignidad:

Ese tiempo de oración o meditación, o de experimentar simplemente el silencio, alimentará tu alma y eliminará finalmente todas las dudas que puedas abrigar acerca de no merecer el ser beneficiario de la abundancia del universo.

5. Cultiva tu espíritu:

Lee literatura espiritual y poesía, y escucha música clásica suave siempre que te sea posible. He descubierto que el simple hecho de leer la poesía de Walt Whitman, de Rabindranath Tagore o de Rumi, hace que todo se sitúe en una perspectiva más sagrada para mí.

Leer las grandes enseñanzas de los maestros es como realizar una tarea espiritual en casa. Entre ellas se incluyen el Nuevo Testamento, Curso de milagros, la Torah, el Corán y el Bhagavad Gita. Estas grandes obras son una forma de estar en el espíritu (inspirado) y de disolver las dudas sobre si mereces o no materializar en tu vida aquello que deseas.

6. Procura rodearte, en la medida de lo posible, de cosas bellas.

lasiembraylacosecha7. Practica la amabilidad para contigo mismo y para con los demás, con toda la frecuencia que te sea posible.

Ponte la meta de ser cada día amable con los demás, al menos una vez, y extiende ese mismo privilegio hacia ti mismo, tanto como te sea posible. Siempre tienes una alternativa acerca de cómo va a reaccionar tu espíritu.

La alternativa de la culpabilidad, la preocupación, el temor o el juicio no es más que un pensamiento que se transfiere a tu fisiología.

Cuando tu yo físico se ve desequilibrado por estas emociones, te sientes demasiado enfermo e infeliz como para pensar siquiera en participar en el acto de la co-creación de una vida bienaventurada. Te saboteas a ti mismo, y todo por la falta de voluntad para ser amable contigo mismo y con los demás.


8. Abandona tu necesidad de tener razón y de ganar:

En vez de eso, sé amable, y pronto conocerás la bendición de la paz interior. Recuerda que tu Yo Superior sólo desea paz. Al practicar la amabilidad, la paz aparece inmediatamente. Al estar en paz contigo mismo y con tu mundo, sabes que eres un digno receptor de todo lo que se cruza en tu camino. Empiezas a confiar entonces en la energía que aporta la realización de tus deseos.

Si te encuentras en un estado de confusión y, en consecuencia, te preocupa ganar o perder, te hallas a merced de tu propio ego, al que le encanta la confusión. Toda esa confusión interna hace que te cuestiones a ti mismo y tu valía en comparación con otros. Y eso trae consigo la duda acerca de si eres o no digno de recibir y manifestar.

9. Empieza a considerar el universo como un lugar amistoso, antes que enemistoso:

Sitúa en la categoría de «lecciones» todas las heridas de las fases anteriores de tu vida. Deja de verte condicionado por esas heridas y de convertirlas en un brazalete identificativo.

Desvincúlate de la actitud de que este mundo es maligno, está lleno de gente mala, y empieza, hoy mismo, a buscar el bien en la gente con la que te encuentres. Recuerda que, por cada acto de maldad, hay millones de actos de amabilidad. Este universo funciona con la energía de la armonía y el equilibrio. Inspira para absorber esa energía y elimina de tu mente y tu corazón la idea de que eres una víctima. Toda vinculación con tus traumas crea una toxicidad celular en tu cuerpo y un envenenamiento espiritual de tu alma.


10. Una Afirmación para repetir una y otra vez, hasta que quede bien grabada:

 

tres girasoles fondo madera azul



Te encuentras ahora en el camino de saber que eres merecedor de atraer y manifestar en tu mundo.

Eres consciente de tu yo superior. Confías en ti mismo y en la sabiduría divina que te ha creado.

Sabes que no estás separado de tu entorno y que dentro de ti existe el poder para atraer.

Wayne Dyer

 

 zonas libro

La obra de Wayne Dyer AQUÍ, o haciendo clic en la imagen

 

wayne

 

 
 
 
crecimiento portada

 

El ser humano cuenta con un infinito potencial de desarrollo y comprometernos con él o no es una opción personal de la que depende nuestro posicionamiento vital ante el mundo. En el sendero del crecimiento personal trabajamos la actualización de nuestras potencialidades humanas (psicológicas y espirituales) más allá de la madurez natural que adquirimos con la edad. 


La persona que trabaja en su crecimiento personal, a través de la consciencia de sí mismo, aumenta sus posibilidades de pensar, sentir y actuar de una manera saludable y plena y tiene más posibilidades de aprovechar su capacidad de pensar libre y autónomamente, mantener una salud emocional sana, sentir y dominar su libertad, actuando con responsabilidad propia, siendo líder de sí misma para lograr el éxito de aquello que emprende.

A medida que avanzamos en esta senda, vamos alcanzando el autoconocimiento, pudiendo identificar con honestidad nuestras cualidades y defectos, valorándolos para decidir qué queremos cambiar de nosotros mismos, con las herramientas de ayuda que tenemos a nuestro alcance. De ese modo, nos libramos de los obstáculos interiores y exteriores, podemos mantenernos en paz y serenidad y romper los bloqueos que nos desequilibran. crecimiento1

En definitiva, a través del crecimiento personal, logramos llegar a ser la persona que deseamos ser, con total coherencia entre pensamiento, sentimiento y actos, lo que lo convierte en un auténtico
proyecto de vida.
 
Un plan, a largo plazo en el que hay que ir trabajando continuamente. Porque del mismo modo que podemos lograr grandes avances, podemos dar pasos atrás con los que hay que contar y que no deben desanimarnos. 

El objetivo de nuestro crecimiento, más que el hecho en sí de ser felices cuando lleguemos a la meta, es que aprendamos a disfrutar durante el camino hacia ella. Porque tenemos la capacidad de transformarnos y cambiar aquello de nosotros con lo que no estamos conformes y nuestros "problemas" no son tales, cuando aprendemos a relativizarlos y a enfocarnos, en positivo, en su solución. 


 

¿Por dónde empezar?

A continuación, te presentamos 5 Claves

para fomentar tu crecimiento personal:

 

pensamiento

 

1. Mira detenidamente aquello

que pasa por tu mente.

Presta atención a cuáles son tus preocupaciones y qué las causan. Escucha a tus sentimientos y pregúntate por qué sientes esto o lo otro, qué te produce ira o miedo. E identifica qué es lo que te gustaría cambiar.


prejuicios2. No juzgues a los demás.

De nosotros depende como elijamos considerar nuestras experiencias, pero las ajenas son responsabilidad de sus respectivos dueños. El no juicio, antecede a la aceptación, que es uno de los senderos de la felicidad.


parmonía

 

3. Armonía.

Si logras armonizar tus pensamientos, palabras y acciones, podrás realizar un cambio notable en tu vida para alcanzar tus metas y compartirlas con quienes te rodean.

motivación

 

 

4. Motivación.

Utiliza motivadores positivos en lugar del temor o los incentivos. Además, elimina los desmotivadotes, como las políticas frustrantes o la burocracia.

tolerancia

 

 

5. Ejerce la tolerancia.

Entiende las diferentes necesidades que impulsan a los individuos; cada persona es única, con diferentes talentos y habilidades. Nuevamente, aceptación..


Entender que la vida es un constante aprendizaje nos ayuda a tener una óptica diferente de lo que experimentamos, además de que hace más llevaderos cada uno de los momentos difíciles que tengamos que afrontar. Para ayudarnos en nuestro crecimiento, contamos con una extensa bibliografía, con herramientas de trabajo muy útiles, para nuestro desarrollo personal y profesional.
 
 

En esta lista tienes 30 libros, de los que miles de personas aseguran que "les han cambiado la Vida".


    El poder del ahora, Eckhart Tolle
    Usted puede sanar tu vida, Louis Hay

    Biología de la creencia, Bruce Lipton
    El caballero de la armadura oxidada, Robert Fisher
    Tus zonas erróneas, Wayne Dyer
    Las 7 leyes espirituales del éxito, Deepak Chopra
    En defensa de la felicidad, Matthew Ricard

    El placebo eres tú, Joe Dispeza
    Descodificación Biológica de las Enfermedades, Christian Flèche
    Un curso de milagros, Kenneth Wapnick
    Tratado en Bioneuroemoción, Enric Corbera y Montserrat Batllo

    Saltar al vacío, Sergi Torres
    El libro de los secretos, Osho
    Metafísica 4 en 1, Conny Méndez.
    Super Coaching, Ramón Samsó
    Pide y se te dará, Esther Hicks y Jerry Hicks

    Las Leyes del Éxito, Napoleon Hill
    Controle su destino, Anthony Robbins
    Mujeres que corren con lobos, Clarissa Pinkola Estés
    La buena suerte, Alex Rovira
    Los secretos eternos de la salud, Andreas Moritz
    La milagrosa dieta del PH, Robert Young y Shelley Young
    Medicina del Alma: el Código Secreto del Cuerpo, Eric Rolf
    Vivir con abundancia, Sergio Fernandez
    El plan de tu alma, Robert Schwartz.
    El elemento, Ken robinson
    Enamórate del lugar en que estás, Jeff Foster   
    El tao de la física, Fritjof Capra
    El manual del emprendedor, Steve Blank y Bob Dorf
    La semana laboral de 4 horas, Timothy Ferriss
   


libros para aytoayuda
 
 
 

 

442420838d06d750eeb800aa100420b23ed9fec4

 

"Busca tu propio Oro, crea tu propia Buena Salud, llena tu Vida de Amor, encuentra tu propia Libertad. Eres digno de ello: Te lo mereces"

Louise L. Hay

Dice Louise Hay que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, no se trata de trabajar y mucho. Cambiar interiormente, asegura, no supone «trabajar», ni tampoco que el proceso tenga que ser difícil ni doloroso. Muy al contrario, ella habla de una aventura. Por eso dedica este libro al aventurero que hay en tí, dispuesto a emprender la búsqueda del Tesoro. Cada pauta negativa que descubras no es más que algo que hay que examinar y de lo que hay que desprenderse. Debajo de cada una de ellas hay un Tesoro escondido

41qZYeHWyfL. UY250

Las técnicas básicas «Estoy dispuesto a cambiar.»

La clave de todo es El Cambio. Ya se que tu también quieres que todo y todos cambien. Tu madre y tu padre, tus amigos, tu hermana, tu amante, el propietario de tu casa, tus vecinos, los ministros y los funcionarios del gobierno, todos deben cambiar para que tu vida pueda ser perfecta.

Pero la cosa no funciona así: Si quieres introducir cambios en tu vida, quien debe cambiar eres tú.

Cuando cambies, todas las personas que forman tu mundo cambiarán su forma de relacionarse contigo.

¿Estas dispuesto a cambiar?

Si lo estás, entonces podemos crear, juntos, la vida que dices querer. Lo único que tienes que hacer es cambiar algunas ideas y renunciar a algunas creencias.

¿Parece sencillo? Lo es.

Sin embargo, no siempre es fácil. Exploraremos algunas de las cosas que quizás crees, en los diferentes ámbitos de tu vida.

Si tienes creencias positivas, te insto para que las mantengas y las enriquezcas. Y si tropezamos con creencias negativas, yo te ayudaré a liberarte de ellas.

(Fragmento de ÁMATE A Tí MISMO: CAMBIARÁ TU VIDA)

«Lo que Creo»

La vida es muy simple. Recibimos lo que hemos dado. Creo que todos somos responsables de todas las experiencias de nuestra vida, de las mejores y de las peores. Todos los pensamientos que tenemos van creando nuestro futuro.

Cada uno de nosotros se crea su propia experiencia con las cosas que piensa y las palabras que dice.

Las creencias son ideas y pensamientos que aceptamos como verdades. Lo que pensamos de nosotros mismos y del mundo se hace verdad para nosotros.

Aquello que decidimos creer puede expandir y enriquecer nuestro mundo. Cada día puede ser una experiencia emocionante, jubilosa y llena de esperanza, pero también puede dejarnos un saldo de tristeza, limitación y dolor.

Dos personas que vivan en el mismo ambiente, en las mismas circunstancias, pueden percibir la vida de manera muy diferente.

¿Qué es lo que puede llevarnos de uno a otro de esos mundos? Yo estoy convencida de que son nuestras creencias.

Cuando estamos dispuestos a cambiar la estructura primaria de nuestras creencias, entonces podemos experimentar un verdadero cambio en nuestra vida.

Sean cuales fueren las creencias que tengas sobre ti mismo y sobre el mundo, recuerda que sólo son pensamientos, ideas, y que las ideas se pueden cambiar.

El Poder Universal jamás nos juzga ni nos critica. Se limita a aceptarnos por nuestro propio valor.

Si tienes una creencia que te limita, esa creencia llegará a ser tu verdad.

Si crees que eres demasiado bajo, demasiado gorda, demasiado alto, demasiado lista (o no lo suficiente), demasiado rico o demasiado pobre, o que eres incapaz de relacionarte con la gente, entonces esas creencias llegarán a ser tu verdad.

Recuerda que estamos hablando de pensamientos, y que los pensamientos se pueden cambiar.

(Fragmento de ÁMATE A Tí MISMO: CAMBIARÁ TU VIDA)

«El Merecimiento»

A veces no hacemos ningún esfuerzo por crearnos una vida mejor porque creemos que no nos la merecemos.

Esta creencia puede remontarse a las primeras experiencias de nuestra infancia, quizás a los comienzos del aprendizaje del control de esfínteres. O tal vez nos dijeron que no podíamos tener lo que queríamos si no nos terminábamos la comida, o no limpiábamos nuestra habitación o no guardábamos los juguetes.

Puede ser que estemos tratando de actuar según la opinióno las ideas de otra persona, que no tienen nada que ver con nuestra propia realidad.

El hecho de tener algo bueno no tiene nada que ver con el merecimiento. Lo que lo obstaculiza es nuestra falta de disposición para aceptarlo.

Date permiso para aceptar lo bueno, independientemente de que te parezca que no te lo mereces.

EJERCICIO: El merecimiento

Toma papel y bolígrafo y responde lo mejor posible a las siguientes preguntas. Te ayudarán a entender el poder del merecimiento.

1. ¿Qué es lo que quieres y no tienes? Responde de forma clara y específica.

2. ¿Qué leyes o reglas había en tu casa en cuanto al merecimiento?¿Qué te decían? ¿«No te lo mereces»? ¿O: «Te mereces un buen manotazo»? Tus padres, ¿se sentían merecedores? ¿Siempre tenías que ganarte algo para merecerlo? ¿Conseguías ganártelo? ¿Te privaban de cosas cuando hacías algo mal?

3. ¿Te sientes merecedor?¿Cuál es la imagen que se te ocurre? ¿«Más adelante, cuando me lo gane»? ¿«Primero tengo que esforzarme»? ¿Sientes que sirves para algo?¿Llegarás alguna vez a servir para algo?

4. ¿Mereces vivir?¿Por qué? ¿Por qué no? ¿Te dijeron alguna vez que te merecías la muerte? En caso afirmativo, ¿formaba parte esta afirmación de tu educación religiosa?

5. ¿Para qué tienes que vivir?¿Cuál es el propósito de tu vida? ¿Qué significado te has creado?

6. ¿Qué es lo que te mereces?«Me merezco el amor y el júbilo y todo lo que es bueno.» ¿O en lo pro-fundo de ti mismo sientes que no te mereces nada? ¿Por qué? ¿De dónde proviene el mensaje? ¿Estás dispuesto a desoírlo? ¿Por qué otra cosa vas a reemplazarlo?

Recuerda que todo son pensamientos, y que los pensamientos se pueden cambiar.

Ya puedes ver que el poder personal se ve afectado por la forma en que percibimos nuestro merecimiento

Practica con el «Tratamiento de merecimiento» que te propongo a continuación.

En pocas palabras, los Tratamientos son enunciados positivos que se hacen en cualquier situación dada para establecer nuevas pautas de pensamiento y disolver las antiguas.

(Fragmento de ÁMATE A Tí MISMO: CAMBIARÁ TU VIDA)

  • Soy digno y merecedor de todo lo bueno. No sólo de algo, de un poquito, sino de todo lo bueno.
  • Ahora estoy superando todos los pensamientos negativos que me limitan.
  • Me libero de las limitaciones impuestas por mis padres. Los amo, y puedo ir más allá de ellos. No respondo a sus opiniones negativas ni a sus creencias restrictivas.
  • No estoy atado por ninguno de los miedos ni de los prejuicios de la sociedad en que vivo.
  • Ya no me identifico con ningún tipo de limitación.
  • En mi mente gozo de una libertad total.
  • Penetro ahora en un nuevo espacio de conciencia, donde estoy dispuesto a verme a mí mismo de una manera diferente.
  • Estoy dispuesto a crear ideas nuevas respecto de mí mismo y de mi vida.
  • Mi nueva manera de pensar se expresa en experiencias nuevas.
  • Ahora sé y afirmo que soy una y la misma cosa con el Próspero Poder del Universo. Por eso, ahora prospero de múltiples maneras. La totalidad de las posibilidades se abre ante mí.
  • Me merezco la vida, una vida buena.
  • Me merezco el amor: abundancia de amor.
  • Me merezco tener buena salud.
  • Me merezco vivir cómodamente y prosperar.
  • Me merezco la libertad de ser todo aquello que soy capaz de ser.
  • Me merezco más que eso: me merezco todo lo bueno.
  • El Universo está más que dispuesto a manifestar mis nuevas creencias, y yo acepto esta abundancia de vida con júbilo, placer y gratitud. Porque me la merezco, la acepto y sé que es verdad.
El libro de Louise Hay, AQUÍ
La Obra de Louise Hay, AQUÍ

 

 

 

plu1

 

De cuando en cuando, especialmente cada comienzo de año, a todos nos entran las prisas por cambiar de hábitos, por romper con esas cosas que nos perjudican o por comenzar con otras que nos benefician: dejar de fumar, ir al gimnasio, ser mejor persona…

Lo típico. Pero, ¿es necesario esperar a cada 1 de enero para dar un giro y cambiar los hábitos que no nos benefician? En cualquier momento, incluso en vacaciones, también puedes romper por completo con viejos hábitos que no te gustan y quieres eliminar por completo de tu vida.

Aquí tienes 5 formas de hacerlo, ¡adelante!

1. Cambia tu rutina

La rutina diaria y los malos hábitos van de la mano: fumar después de las comidas, llegar a casa y poner la televisión durante horas… Si te detienes un momento a pensar, hay muchísimas cosas que podemos modificar a mejor en nuestro día a día: cambia ese rato de televisión por una cena entre amigos o por una buena lectura. Prueba a cambiar ese cigarro del desayuno por un paseo con tu perro o por salir a correr un rato. Si sustituyes malos hábitos por otros buenos, te darás cuenta como ni siquiera los echas de menos (aunque siempre cuesta al principio, evidentemente).

2. Mejora tu estilo de vida

Salir a correr, a pasear, cambiar tus comidas por otras más saludables… todo esto te hará sentir muchísimo mejor. El sedentarismo es uno de los hábitos más difíciles de erradicar de nuestras vidas, porque al principio cuesta bastante “ponerse las pilas” y salir a hacer algo de ejercicio, pero si lo haces notarás los resultados muy rápido.

plu

3. Apúntate a algo que te motive realmente

Si pasas tu vida de casa al trabajo y del trabajo a casa, ¿cómo vas a ser feliz? Busca algo que te motive, que te guste. Apúntate a clases de baile, de tenis, de cocina, de yoga… cualquier cosa que te guste y te permita romper con los malos hábitos diarios y la tediosa rutina.

4. Cambia de aires

¿Sales cada fin de semana hasta las 7 de la mañana? Luego llega el lunes y casi no puedes con tu alma. Prueba a cambiar algunos de esos fines de semana de excesos por otros más tranquilos: una excursión al campo, un día en la playa o en la piscina, hacer una escapada de fin de semana a otra ciudad… Hay hábitos mucho más saludables y que también son divertidos. Salir está muy bien, pero como todo, hay que hacerlo sin excesos.

 

mariphábitos1

pnlibroh

5. Introduce pequeños cambios

Pequeños detalles que pueden parecer insignificantes, pueden ayudarte a romper esos malos hábitos: poner tu próxima dieta en la puerta de la nevera, retirar todos los ceniceros de tu casa, dejar la ropa del gimnasio preparada y a la vista, escuchar música que te motive…

¡Todo vale para dejar lo malo atrás!

 

En la vida cotidiana uno de los elementos más determinantes de la 
organización y la eficiencia es la capacidad de desarrollar hábitos
que nos permitan realizar nuestras actividades de la mejor manera
posible. La importancia de los hábitos se vincula también con la
posibilidad de planear y proyectar mejor a futuro. Es por ello que
debemos ir en búsqueda de hábitos que nos beneficien y nos hagan
tener una vida mucho más amena, sana y agradable.

 

(Fuente: Forbes)

 

Para poder introducir hábitos exitosos y saludables en tu vida y romper con los hábitos dañinos, te sugerimos algunas lecturas que te pueden aportar herramientas muy útiles, entrando AQUÍ, o haciendo clic en las imágenes

habitoslibross

 

mariphábitos

81rDT6vMwqL 

La gran aventura espiritual que conquistó a millones de lectores en todo el mundo. Revelaciones clave para que podamos comprender el presente y enfrentarnos al futuro.

Al principio solo era un pequeño volumen que su autor, James Redfield, publicó por su cuenta y riesgo. Pero muy pronto todos estaban hablando de Las nueve revelaciones como del libro que cambiaría nuestra visión acerca del destino humano. Una década más tarde, lleva vendidos casi seis millones de ejemplares en treinta y dos países.

La historia que Redfield nos cuenta habla de un antiguo manuscrito escondido en la selva peruana, que guarda en sus páginas nueve revelaciones esenciales para comprender el presente y enfrentarse al futuro.

La búsqueda del texto perdido supone un gran esfuerzo no exento de riesgos, pero la tenacidad de un pequeño grupo de sabios aventureros pondrá por fin en manos de todos estas claves de un mensaje simple y directo que apunta a nuestra espiritualidad y puede abrir un nuevo capítulo en nuestras vidas.

 

 

 

 

 

 
 
 
 
amarse a uno mismo

 

 

Con San Valentín rondando,  día tradicionalmente dedicado al amor en pareja, rescatamos un reportaje aparecido en el diario El País en 2010, escrito por Borja Villaseca, con las claves para amarse a uno mismo. Porque si no sabemos querernos, no podremos multiplicar ese amor con los demás...

Cuenta una leyenda que en un pasado remoto los seres humanos éramos dioses. Pero abusamos tanto de nuestros privilegios, que la vida decidió retirarnos este poder y esconderlo hasta que realmente hubiéramos madurado.


El comité de eruditos de la vida sugirió enterrar el poder de la divinidad bajo tierra, en el fondo de los océanos, en la luna... La vida desechó todas estas opciones: "Veo que ignoráis hasta qué punto los seres humanos son tozudos. Explorarán, excavarán o gastarán una fortuna en naves para intentar conquistar el espacio hasta dar con el escondite".

El comité de eruditos se quedó sin saber qué decir. "Según lo que afirmas, no hay lugar donde los seres humanos no vayan a mirar nunca". Tras escuchar estas palabras, la vida tuvo una revelación. "¡Ya lo tengo! ¡Esconderemos el poder de la divinidad en lo más profundo de su corazón, pues es el único lugar donde a muy pocos se les ocurrirá buscar!".



¿QUÉ HAY DE NOSOTROS?

"No hay amor suficiente capaz de llenar el vacío de una persona que no se ama a sí misma" (Irene Orce)


e923b7388e8fbd4e9c9f9717b1d8476dMuchos de nosotros todavía no hemos encontrado ese poder que andamos buscando. Al vivir desconectados de nuestro corazón, intuimos que nos falta algo esencial para ser felices. De ahí que haya personas que no soporten estar consigo mismas, sin hacer nada, a solas con su vacío interior. Y dado que la sociedad nos condiciona para creer que el amor hacia nosotros mismos es un acto de egoísmo, vanidad y narcisismo, solemos esperar que los demás nos amen para dejar de sentirnos incompletos e insatisfechos.

Pero esta búsqueda está condenada al fracaso, pues es precisamente nuestra conexión interna lo único que falta en nuestra vida. Más allá del placer y la satisfacción temporal que nos proporcionan el éxito y la respetabilidad, así como el consumo y el entretenimiento, lo que en realidad necesitamos para ser felices ya se encuentra en nuestro corazón. Seamos honestos: ¿cuánto tiempo, dinero y energía dedicamos en conocernos, cuidarnos y mimarnos? ¿Cuándo fue la última vez que sentimos paz? ¿Qué hemos hecho recientemente para amarnos?

Como en cualquier otro ámbito de la vida, gozar de un saludable bienestar emocional es una cuestión de comprensión, compromiso y entrenamiento.



DE LA ESCASEZ A LA ABUNDANCIA

"La vida te trata tal y como tú te tratas a ti mismo" (Louise L. Hay)


Amarse a uno mismo no tiene nada que ver con sentimentalismos ni cursilerías. Se trata de un asunto bastante más serio. Al hablar de amor, nos referimos a los pensamientos, palabras, actitudes y comportamientos que nos profesamos a nosotros mismos. Así, amarnos es sinónimo de escucharnos, atendernos, aceptarnos, respetarnos, valorarnos y, en definitiva, ser amables con nosotros en cada momento y frente a cualquier situación.

fabric 1084765 960 720El primer paso para amarnos consiste en conocernos, comprendiendo cómo funcionamos para diferenciar lo que deseamos de lo que verdaderamente necesitamos para ser felices. Y aunque en un primer momento lo parezca, este proceso de autoconocimiento no es un fin en sí mismo. Es el medio que nos permite adueñarnos de nuestra mente, superando a través de la aceptación y el amor nuestros miedos, complejos y frustraciones.

Emocionalmente hablando, solo podemos compartir con los demás aquello que primero hemos cultivado en nuestro corazón. Si no aprendemos a ser felices de forma autónoma e independiente, es imposible que podamos ser cómplices de la felicidad de las personas que nos rodean. No en vano, al vivir tiranizados por nuestras carencias, nos relacionamos desde la escasez, pendientes de que los demás nos den eso que no hemos sabido darnos. Por el contrario, al conectar con nuestra fuente interna de bienestar y dicha, entramos en la vida de los demás desde la abundancia, ofreciéndoles lo mejor de nosotros sin necesitar ni esperar nada a cambio.



ILUMINAR NUESTRA SOMBRA

"La luz es demasiado dolorosa para quienes viven en la oscuridad" (Eckhart Tolle)


Por más buenos que creamos ser, todos funcionamos mediante creencias, motivaciones, aspiraciones, deseos, actitudes y conductas egocéntricas, muchas de las cuales no queremos ver ni reconocer. Por eso, cuando alguien señala nuestros defectos y debilidades solemos ponernos a la defensiva. Más allá de esta reacción infantil, la madurez emocional pasa por comprender y aceptar nuestro lado oscuro, al que los psicólogos denominan "sombra". Paradójicamente, así es como podemos trascenderlo, dejando de proyectar nuestros conflictos internos sobre los demás y sobre el mundo que nos rodea.

Amarse a uno mismo también consiste en sanar las heridas emocionales derivadas de nuestros conflictos internos. Dado que somos especialistas en huir del dolor, al llegar a la edad adulta solemos tapar y protegernos de dichas heridas tras una máscara del agrado de los demás. Y de tanto llevarla puesta, corremos el riesgo de olvidarnos quiénes éramos antes de ponérnosla. Así, para poder ir pelando las capas de la cebolla que nos separan de nuestra verdadera esencia, es muy recomendable adentrarnos en la meditación.

No en vano, el silencio y la soledad permiten que aflore nuestra verdad. Basta con que de vez en cuando dediquemos un rato a estar solos, sin ruidos ni distracciones, observando todas aquellas sensaciones que vayan brotando en nuestro interior, por muy molestas y desagradables que sean. Esta incomodidad -a la que solemos etiquetar como "aburrimiento"- pone de manifiesto que no estamos conectados con nuestro corazón. Y en vez de evitar a toda costa entrar en contacto con nuestro malestar, el aprendizaje consiste en armarnos de valentía para traspasar esta cortina de dolor a través de la aceptación. De hecho, solo cuando lo canalizamos de forma consciente y constructiva podemos liberarnos de su presencia.
 
como hacer una guirnalda con telas



DEJAR DE AUTOPERTURBARNOS

"Cuando te amas a ti mismo dejas de encontrar motivos para luchar, sufrir y entrar en conflicto con la vida" (Gerardo Schmedling)


Cuando tomamos el compromiso de amarnos, lo que en verdad estamos asumiendo es la responsabilidad de crear en nuestro interior los resultados de bienestar que antes solíamos delegar en factores externos. Y esto pasa por cuidar nuestro cuerpo y nuestra alimentación. También por encontrar un sano equilibrio entre la actividad, el descanso y la relajación. E incluso por elegir con quién nos relacionamos y a qué nos dedicamos profesionalmente. El síntoma más evidente de que estamos cultivando el amor hacia nosotros mismos es un aumento notable de nuestra energía vital, lo que mejora nuestra salud física y emocional.

0f7783e60877535fb1e47f15b2af6bacAdemás, al llevar un estilo de vida coherente y equilibrado podemos enfrentarnos al mayor reto de todos: recuperar el control sobre nuestra mente. Solo así podemos nutrir y reforzar nuestra autoestima. Y esto pasa por dejar de perturbarnos por no alcanzar el ideal de la persona que deberíamos ser, al tiempo que comenzamos a aceptarnos y amarnos por la persona que somos.

Al adueñarnos de nuestros pensamientos nos convertimos en los creadores de nuestra experiencia interior. Es decir, de nuestras emociones, sentimientos y estados de ánimo. Y al adueñarnos de nuestra experiencia interior nos convertimos en los amos de nuestro destino. Se sabe que nos amamos cuando ningún comentario, hecho o situación provoca que reaccionemos mecánica e instintivamente. Metafóricamente, a esta "libertad psicológica" también se la denomina "el poder de la divinidad".

 



LA VERDADERA RIQUEZA

"Solo poseemos aquello que no podemos perder en un naufragio" (Proverbio hindú)


Cuenta una historia que un viajero había llegado a las afueras de una aldea y acampó bajo un árbol para pasar la noche. De pronto, llegó corriendo un joven que, entusiasmado, le gritó:
 
-"¡Dame la piedra preciosa!"
 
El viajero lo miró desconcertado y le dijo:
 
-"Lo siento, pero no sé de qué me hablas".
 
Más calmado, el aldeano se sentó a su vera.
 
-"Ayer por la noche una voz me habló en sueños", le confesó. "Y me aseguró que si al anochecer venía a las afueras de la aldea, encontraría a un viajero que me daría una piedra preciosa que me haría rico para siempre".
 
El viajero rebuscó en su bolsa y extrajo una piedra del tamaño de un puño.
 
-"Probablemente se refería a ésta. Me pareció bonita y por eso la cogí. Tómala, ahora es tuya", dijo, mientras se la entregaba al joven.
 
¡Era un diamante!
 
El aldeano, eufórico, lo cogió y regresó a su casa dando saltos de alegría.
 
Mientras el viajero dormía plácidamente bajo el cielo estrellado, el joven no podía pegar ojo. El miedo a que le robaran su tesoro le había quitado el sueño y pasó toda la noche en vela. Al amanecer, fue de nuevo corriendo en busca de aquel viajero. Nada más verlo, le devolvió el diamante. Y muy seriamente, le suplicó:
 
-"Por favor, enséñame a conseguir la riqueza que te permite desprenderte de este diamante con tanta facilidad".
 
 
recuperarelamor
 

51Nnh0i2z0L. SX298 BO1204203200

 

Matthieu Ricard, declarado "el hombre más feliz de la tierra" tras participar en un estudio sobre neurociencia afectiva de la Universidad de Wisconsin, vuelve con una guía espiritual y filosófica destinada a todos aquellos que desean iniciarse en la práctica de una meditación universal, basada en el desarrollo de las cualidades humanas.

El espíritu, dice el autor, crea la experiencia del mundo y la traduce en forma de bienestar o sufrimiento. Por eso, modificando la forma de percibir las cosas, transformamos nuestra calidad de vida.

El arte de la meditación propone un sistema accesible para abordarla de forma gradual, empezando por los aspectos básicos y avanzando hacia los más complejos: desde la postura y el espacio idóneos hasta los temas a meditar, como la calma interior, la superación del ego o la naturaleza del espíritu.

Una propuesta auténtica, profundamente espiritual, para cultivar nuestras aspiraciones más hondas, cuyos beneficios avalan recientes descubrimientos en neuroplasticidad.

La obra de Ricard, AQUÍ

 
 
(FUENTE: El País)